viernes, 12 de septiembre de 2014

Sillage 16. Liés par le sang

 Título: Sillage 16. Liés par le sang
Guión: Jean-David Morvan
Dibujo: Philippe Buchet
Color: Philippe Buchet
Género: Ciencia ficción
Año de publicación original: 2013
Editorial: Delcourt
ISBN: 978-2-7560-3262-7
48 páginas
Color

Sinopsis
Nävis tiene cuentas pendientes que resolver con Enshu Atsukau. Cuando por fin consigue la llave que le dará las respuestas que busca, los habitantes de Estela entran en un extraño estado de inconsciencia y el convoy cambia bruscamente de dirección... ¡hacia un agujero negro! Todo esto es obra de tres Yiarhu-Kah, que quieren sacar a Atsukau y su "ejecutor" de su escondite y vengar la muerte de sus hermanos caídos...
"Kah-Sammhella, notre frère en mission pour les dissidents du supradirectoire, s'en est pris à toi... et ton tueur l'a vaincu, c'est la loi du combat, et nous, guerriers, la respectons plus que toute autre! Mais que tu oses lancer une traque à mort contre nous!! Nous ne pouvons le tolérer!!"

["Kah-Sammhella, nuestro hermano encargado de los disidentes del supradirectorio, se enfrentó a ti... ¡y tu asesino lo venció, es la ley del combate, y nosotros, guerreros, la respetamos más que ninguna otra! ¡¡Pero que oses poner en marcha una cacería mortal contra nosotros!! ¡¡No podemos tolerarlo!!"]

¡Y llegaron los 18! Para celebrar mi mayoría de edad, y como viene siendo costumbre desde hace años, mi familia (a quien le estoy muy agradecido) me regaló el nuevo cómic de Estela (originalmente, Sillage) que había salido en Francia. Todo esto ocurrió el año pasado, por lo que ya hace tiempo que lo leí. Tenía muchas ganas de dar mi opinión sobre él, pero he estado bastante ocupado y no he tenido todo el tiempo que hubiera querido. Y, ahora... ¡ha llegado el momento! ¿Qué ocurre tras la impactante revelación que tiene lugar en Chasse gardée/Coto vedado?
¡Os aviso que, si no habéis leído los cómics anteriores, la siguiente imagen es un spoiler! Pero bueno, es tan spoiler como la portada de este cómic, así que...

¿¡No es lo suficientemente completo!? ¡Cómic, cofrecito y póster!
Como veis, fue un regalo estupendo, ya que la edición con la que se hicieron incluía un cofre con capacidad de cuatro álbumes del formato de los Sillage, para guardarlos, y un póster de Estela (y otro de una serie diferente por el otro lado) de lo más chulo, con los trajes que sus protagonistas llevan en este cómic. De fondo, las naves más características que han aparecido en estas historias. ¡Debería enmarcarlo y colgarlo en mi habitación!

Llevábamos unos cuantos álbumes metidos en un arco argumental que debía llegar a su fin: ¿quién es ese otro ser humano que hay en Estela? Mientras se resolvían algunos conflictos, aparecía este otro... junto a unos pocos más. La portada de Liés par le sang ya da algunas indicaciones: el humano moribundo entre los brazos de Nävis y, al fondo, un agujero negro. ¡¿En qué circunstancias se encuentran para que estén en esa situación?!

Philippe Buchet continúa realizando un sobresaliente trabajo con las ilustraciones de la serie: trazos finos y firmes, personajes dibujados con precisión y numerosos detalles (tanto por su aspecto como por los complementos que llevan encima), así como los vehículos e infraestructuras, y escenarios impresionantes. En el caso de los interiores, no les falta decoración; eso sí, a excepción de los que tienen carencia de ella, en cuyo caso tenemos un fondo del color de la pared de la sala o habitáculo en la que se encuentren los personajes. Curiosamente, tengo la sensación de que este es uno de los álbumes en el que más ocurre esto (que tampoco es mucho, pero tenía que indicarlo). Durante la batalla en el hexaedro del Consejo de la Constituyente, ocurre algo intermedio: los personajes principales aparecen en primerísimo, detallado y excelente plano de siempre, los detalles aparecen de un color más tenue, hacia el fondo, y el fondo sí que aparece más difuminado.
En cuanto a los exteriores, también son impresionantes, especialmente en la biosfera de Nävis y en el espacio exterior (cuando lo leáis, entenderéis por qué...). Las escenas de combate están muy bien hechas, encajan a la perfección con el ritmo frenético que tiene este álbum. Porque, si en Liquidation Totale/Liquidación total había una espectacular confrontación a muerte, aquí las hay desde varias bandas.

En cuanto al guion, Jean-David Morvan nos ofrece una de las historias con más repercursiones futuras de todos los Estela: al principio, parece que vayamos a tener una historia más, no especiamente decisiva; sin embargo un extraño fenómeno que viene acompañado del cambio de rumbo del convoy inicia una carrera contrarreloj por salvar a sus amigos, en el caso de Nävis, y un combate a muerte, en el caso del «ejecutor» de Atsukau. Por supuesto, nuestra joven humana también se enfrenta a unos cuantos peligros durante el camino, y la cosa no queda ahí...
Me llamó la atención que, para ser un cómic con tanta acción, también tiene bastante texto. Una de las cosas por las que me gusta Estela es que siempre son así, pero aquí se nota más porque hay mucho, mucho movimiento. Además, las divertidas referencias a otras aventuras de Liquidation totale se completan con la mención a otro viejo amigo y la visión de algnas naves.
Este álbum regala algunas escenas decisivas para el devenir de los acontecimientos, y están muy bien conseguidas, en parte, gracias al dibujo de Buchet (en la página 30 hay un momentazo increíble, y no es una impactante revelación... pero es un momentazo). Hay muy buenos contrastes entre la carrera de Nävis por regresar a su biosfera y la preparación, más sosegada, de Atsukau y el humano para el combate que le espera a este último (que, una vez iniciado, ya no hay vuelta atrás: comienzan los esperados reencuentros y el camino hacia el desenlace se va acortando).

Por causas de fuerza mayor, los coprotagonistas y la mayoría de secundarios recurrentes no participan en gran parte de esta historia, aunque tienen su momento. Sin embargo, tenemos a la intrépida Nävis, preocupada por el destino de sus amigos y consciente de que ella es una de las pocas personas que pueden salvar al convoy del desastre y dispuesta a hacer lo necesario para ello. Además, durante el proceso toma decisiones que resultan dolorosas, tanto para ella como para quien lee...
Y, por el otro lado, está el dúo formado por dos protagonistas inusuales pero que últimamente habíamos ido viendo más y más: Enshu Atsukau y su protegido, quienes han elaborado un método para acabar con los mortíferos Yiarhu-Kah que quedan vivos. Aquí, los autores se permiten explorar algunos de los temores del cónsul (al margen de lo que ya descubrimos en Liquidation totale), un personaje hacia el que se pueden tener sentimientos... encontrados.
Quedan los tres Yiarhu-Kah, una especie que prácticamente es una máquina de masacrar biológica: su entrada en escena es magnífica (tienen un aura de «chicos malos» que me encantó, jejeje) y su intención es suprimir a aquellos que han emprendido una cruzada para acabar con ellos, o los que son demasiado peligrosos para dejar con vida. Hacer desaparecer Estela entera es un daño colateral...

El resto, tendréis que leerlo por vuestra cuenta cuando tengáis ocasión: se forman equipos que no nos habríamos atrevido a imaginar, al emocionante argumento no le abandona el ritmo frenético y, además, muchas emociones nos pueden embargar al final.

En conclusión, Liés par le sang es un cómic muy emocionante, tal vez más centrado en la acción que otros, pero con la cantidad de texto que lo «compensa» y las explicaciones pertinentes. ¿Se resuelven todas las incógnitas de la serie? Oh, no, algo tenía que quedar. Pero las cosas quedan de manera que tengamos ganas de leer el tomo 17, Grands Froids, y ver cómo evoluciona Estela. ¡Aún tenemos Nävis para rato! Y compañía...

¡Poukram!

viernes, 5 de septiembre de 2014

Rama revelada

Título: Rama revelada
Título original: Rama revealed
Autores: Arthur C. Clarke y Gentry Lee
Género: Ciencia-ficción
Año de publicación original: 1996
 Fecha de esta edición: 1998
Editorial: Ediciones B
ISBN: 84-406-7030-3
Precedido por: El jardín de Rama
Saga: Rama
796 páginas

Sinopsis de la contracubierta
Años después de la aparición en el sistema solar de las misteriosas naves Rama, una tercera nave espacial dotada de un hábitat terrestre casi perfecto arribó a la órbita de Marte para convertirse en el hogar de dos mil colonos humanos. Aunque bautizada originalmente como Nuevo Edén, esa colonia interestelar fue degenerando con el tiempo y se ha convertido en una brutal dictadura que asesina a sus pacíficos vecinos y aterroriza a sus propios habitantes.
En ese clima de crimen y persecución, Nicole Wakefield, condenada a muerte por traición, logra escapar y atravesar el Mar Cilíndrico hasta llegar a una isla de enormes rascacielos que los humanos llaman Nueva York. Allí le esperan sus amigos y también sus familiares. Pero la persecución no ha concluido. En realidad, no ha hecho más que empezar.
"Sobre la base de los datos disponibles que provienen de la observación de los seres humanos, empero, existe una probabilidad, que no es trivial, de que esta especie prosiga la batalla hasta que la mayor parte de los individuos, o todos ellos, perezca"

Hace unos cuantos años apareció por aquí la primera entrada sobre esta tetralogía: se trataba de la reseña de Cita con Rama, una novela sobre una misteriosa nave espacial alienígena de forma cilíndrica con propósitos todavía más enigmáticos (hizo un pequeño alto por la Tierra y se marchó, no sin dar antes unos cuantos sustos a los exploradores que se atrevieron a internarse en ella). Después leí Rama II, una secuela que Arthur C. Clarke hizo junto a Gentry Lee. En comparación con el relato original, este cuenta con personajes más profundos y la historia daba para misterios más complejos, lo cual lo convertía en una buena secuela (sin desmerecer a Cita con Rama, la verdad es que las dos me parecen buenas historias; cada una a su manera, con su estilo).
Lamentablemente, por aquella época mis opiniones tenían considerables carencias (siendo generosos), así que he aprovechado ahora para hacer una síntesis de lo que debería haber dicho, pues es muy posible que no se transmitiera como hubiera debido mi recomendación.
El problema aparece con El jardín de Rama, una continuación directa que estaba deseando leer tras ver el final de Rama II y que no me gustó tanto, del misterio se pasaba a contar demasiado como si tal cosa; para mí, esto hizo que la historia perdiera encanto. Me expliqué con más soltura justo con el libro cuya lectura me dejó más frío...
Y, aunque llevaba un tiempo buscando este final, Rama revelada (Ediciones B hasta me comunicó su intención de reeditar esta novela, actualmente descatalogada) no llegó hasta mis manos hasta hace casi medio año, en una feria de libros de ocasión. ¡Y vaya alegría me llevé! Por fin descubriría el desenlace de esta saga cuya conclusión, sin dejarme la misma sensación que los dos primeros volúmenes, me ha gustado más que la tercera parte. Veamos si le encuentro una explicación a esto...



El prólogo con el que se inicia Rama revelada explica con claridad los sucesos acaecidos en las tres anteriores novelas para, a continuación, retomar la historia de Nicole Wakefield, indiscutible protagonista de esta trilogía post-Cita con Rama donde quedó. La aventura empieza cuando queda claro que en Nuevo Edén se está planificando un plan de huida que tiene la intención de que la protagonista y su círculo de conocidos más íntimo emigre a donde se encuentra Richard, lo cual no será fácil. Y la convivencia tampoco mejorará mucho cuando se reúnan, entre problemas de salud, convivencia... y vecinos. Pues no son la única especie que habita en esa nave...
Por supuesto, su desaparición es tenida en cuenta. Pero también es un problema más que se puede colocar al lado del lugar correspondiente a la guerra que tiene lugar contra los alienígenas que viven en el módulo contiguo al humano.
La situación no podrá durar mucho más tiempo así...

Antes de ponerme a hablar de los detalles más «literarios», me gustaría comentar que, en cuanto a la traducción de esta edición, me ha pasado lo mismo que con la de la tercera parte de la saga: me he encontrado construcciones de frases un poco extrañas (con formas verbales que no eran las que deberían haberse colocado ahí), algunas expresiones que desentonan con lo leído anteriormente... confío en que, si finalmente esta obra es reeditada, se eche un vistazo a esto.
Como ha sido habitual en las novelas de Rama, la narración está en pasado y tercera persona, aunque los autores no han podido evitar añadir un fragmento (en esta ocasión, breve) escrito en primera persona, desde el punto de vista de Nicole.
Lo que, para mí, diferencia principalmente El jardín de Rama de Rama revelada es que el primero eliminaba la atmósfera de misterio y la sustituía por la explicación: el mago enseñaba la chistera al público y señalaba que aquí, aquí y aquí estaban los compartimientos secretos donde ocultaba el material con el que ejecutaba sus trucos (o esa sensación me dejó). Para los que ansiaban solamente respuestas, es posible que esto les satisficiera. Sin embargo, yo soy de los que, vale, les gustaría saber los trucos que han utilizado, ¡pero tampoco hace falta que se los expliquen todos de golpe! Así... pierde un poco el encanto.
Rama revelada interesa al lector, en mi opinión, con los misterios de algunos comportamientos alienígenas, y la explicación de otros: recrear, con detalle, una sociedad extraterrestre como se hace aquí (y dar tal protagonismo a seres tan peculiares, y que su forma de ser resulte coherente, aunque no se comparta su ética) es digno de admiración. Además, el final del viaje se aproxima...
La situación familiar, que en ocasiones se me hizo un poco pesada en el libro anterior, es más interesante aquí. Tiene algunas complicaciones más (y momentos emotivos, para bien o para mal), y se combina con respuestas que se van ofreciendo poco a poco, lo suficiente para mantener el ritmo. También encontramos algunos momentos de acción que se agradecen, aunque normalmente son desoladores. Aunque no me tiene que extrañar, ¡es la guerra!

Tengo que admitir que no me hicieron tanta gracia las «visiones tribales» de Nicole; habían llegado a tener cierto sentido, sin embargo, para mí perdieron bastante significado al dejar algunos cabos sueltos relacionados con esto y otras cosas que se añaden entre la mitad y el final de la novela, no sé si los autores lo hicieron adrede o simplemente se les olvidó resolver esos puntos.

Pero... ¿se contesta a nuestras preguntas más acuciantes?
Sí, esta vez sí. En Rama revelada se contesta a lo que llevábamos preguntándonos unos cuantos libros. Pero, tal vez, alcéis escépticos una ceja la primera vez que os den una respuesta. Y puede ser que sigáis así la próxima vez. Después de tantas páginas, quizá habría esperado, o me habría gustado encontrar (aunque tampoco diré «habría preferido», aunque casi es lo mismo) otra cosa. Eso sí, me hizo reflexionar, ya que también se dan algunas ideas sobre la existencia bastante interesantes. Aunque eso no me evitó algún que otro escalofrío.

En conclusión, Rama revelada me pareció una mejoría notable en comparación con su inmediata predecesora, pero tampoco se podría comparar con las dos novelas, cuyo trasfondo final era... diferente. Eso sí, opino que tiene partes interesantes... un desenlace que no nos habríamos esperado durante la lectura de los primeros libros. ¿Tendría pensado Clarke esto desde Cita con Rama?

¡Saludos!

martes, 26 de agosto de 2014

Sillage Premières Armes 1. Esprit d'équipe


Título: Sillage Premières Armes 1. Esprit d'équipe
Guión: Jean-David Morvan y Philippe Buchet
Dibujo: Pierre-Mony Chan
Color: Alice Picard y Pierre-Mony Chan
Género: Ciencia ficción
Año de publicación original: 2014
Editorial: Delcourt
ISBN: 978-2-7560-3893-3
Sucedido por: Sillage Premières Armes (cronológicamente)
Estela 3. Engranajes
Saga: Sillage Premières Armes, Estela
56 páginas
Color

Sinopsis
Nävis ha terminado su entrenamiento como agente especial, por lo que es destinada a una operación en compañía de otros agentes novatos en la que simplemente tendrán que actuar como observadores. En ella, deberán asegurarse de que ningún fraude perturba el referéndum que decidirá si el planeta en el que aterrizarán se une a Estela o conserva su independencia. Sin embargo, la llegada a ese mundo es más brusco de lo esperado, y Nävis se ve obligada a huir de una emboscada que les ha preparado un enigmático personaje...
"Poukram! Je ne suis pas prête à travailler en équipe, moi".
["¡Poukram! No estoy preparada para trabajar en equipo"]

Hace un tiempo leí en los foros de BDGest un mensaje curioso, en el que aparecía una página de un nuevo cómic estelano con la nave-madre de la Constituyente de fondo, intacta, y Nävis recibiendo instrucciones para una misión. Aunque se notaba que el dibujante no era Buchet, se veía a la protagonista más joven, y a partir de ahí se podía ir especulando sobre qué trataría este futuro cómic. La página de Facebook a la que reenviaba la imagen, si no recuerdo mal, era más reveladora y ofrecía un poco más de información. Con el tiempo, se fue descubriendo todo: el nombre de lo que sería un nuevo spin-off de Estela (Premières Armes), el marco temporal en el que se situaría (entre Colección privada y Engranajes, álbumes 2 y 3 de la serie madre, respectivamente) y, finalmente, su fecha de lanzamiento, que se fue postergando un poco hasta que se fijó definitivamente.
Creí que habría que hacerse con él vía Amazon o incluso a resignarme a leerlo más tarde, pero su lanzamiento coincidió, más o menos, con la llegada de mi querida hermana Ateloiv a Francia, quien me lo trajo desde allí y me dio una gran sorpresa. En tu honor, publico esta entrada el día de tu cumpleaños. ¡¡Me quedo corto dándote las gracias!!



Al observar el cómic, lo primero que llama la atención es el cambio de dibujante, pues esta vez es Pierre-Mony Chan quien está a cargo de las ilustraciones. A mí me encanta el estilo que le da Buchet a estas historias, por lo que al principio me sentí un poco inseguro con este cambio. Cuando se reveló la portada, me quedó confirmado que aquí iban a tomarse algunas libertades más a la hora de hacer los diseños para los personajes, y eso me dio algo de miedo. ¿Eso iba a quitarles realismo? ¿Quedarían muy caricaturizados o reconocibles pero no tan parecidos a sus versiones originales? Sin embargo, cuando empezaron a aparecer las primeras páginas del cómic en la red me tranquilicé, y cuando por fin lo leí descubrí que, no solo quedaban bien, sino que los diseños de Pierre-Mony Chan casaban a la perfección con el universo de Estela.
Creo que fueron Snivel y Mackel-Loos quienes me hicieron comprobar que no había nada que temer, y que las ilustraciones de este spin-off estaban en buenas manos (por cierto... ¡Snivel continúa teniendo aquí su cara pintarrajeada!). Si con el Buchet de los últimos años he hablado de trazos firmes, personajes estilizados... aquí tengo que hablar de un look más «artesanal» (los dibujos son, ¿cómo decirlo)... más «redondeados») en el buen sentido de la palabra. En este cómic se permiten, en ocasiones, algunas muecas un poco más exageradas, poner estrellitas para simbolizar los golpes, algún que otro cabezón (como el de Rib'Wund desde algunos ángulos) e incluso caritas de los personajes que hablan en ese momento pero que no aparecen en la viñeta. En cuanto a las naves, demás aparatos, escenarios y seres que aquí encontraréis, encajan por completo en el espíritu estelano. Tampoco existe ningún problema con la sensación de movimiento, lo hay cuando debe haberlo.
Es divertido observar una Nävis rejuvenecida (no exactamente igual que en Colección privada, eso es cierto, ¡pero cada uno tiene su estilo!) y a Rib'Wund con su traje militar con el que le conocimos, así como tecnología punta de «combate terrestre» estelana.
En cuanto al color, Chan y Alice Picard hacen un buen trabajo. Lo que les diferencia de Buchet es que su gama de colores es más oscura y están presentes más sombreados, no hay tanto «brillo» como en la serie madre. En conjunto, las ilustraciones son diferentes pero también un estupendo sello de identidad para Premières Armes. De veras, mis temores iniciales eran completamente infundados. ¡Me gusta que esta saga derivada sea así!

Esta historia ha salido de las mentes de Jean-David Morvan y Philippe Buchet, los autores originales de Estela. Con solo saber eso, ya debería haber tenido que estar tranquilo desde el principio (y si, además, hubiera sabido que el dibujo me iba a gustar tanto...). Este álbum es la prueba viviente (bueno, existente) de que, si a un cómic le cambias al ilustrador pero no al guionista, lo más probable es que la calidad se mantenga. Y en Esprit d'équipe lo hace (dejando dibujo al margen, ya he repetido varias veces lo bien que está). En esta ocasión, tenemos algo tan atractivo como la primera misión de Nävis, fácil en apariencia y bajo la tutela de Rib'Wund. El problema empieza cuando la nave en la que viajan los estelanos aterriza accidentadamente donde no debe y la joven tiene que huir de unos misteriosos agresores. De esta manera, se introduce en una sociedad en la que algunos de sus miembros desean integrarse en Estela mientras que hay otros que no (una vez más, Morvan y Buchet reflejan un conflicto actual en las páginas de su obra). Pero todavía hay más: existe una minoría racial que no tiene ni voz ni voto en este asunto. Un escenario en el que en cualquier momento todo puede estallar...
Hay que destacar que este cómic tiene 56 páginas, y no 48, que es el número al que estamos acostumbrados. Esto permite tener entre manos una historia más larga y estupendamente elaborada, a la altura de los álbumes «normales» de la serie, moraleja incluida. El argumento avanza a muy buen ritmo y, cuando parece que algo podría solucionarse, los autores aún se sacan algún as de la manga. Conflicto racial aparte, en este cómic juegan con un villano con habilidades bastante interesantes, y resulta extraño (a la par que divertido y genial) ver el aspecto que mantiene la mayor parte del tiempo este personaje en la historia.
Los más escépticos tal vez piensen que Esprit d'équipe es una manera de tirar del hilo de Estela pero, personalmente, tampoco me importaría que fuera así. Si, para eso, hacen un producto de calidad con una trama interesante como la que aquí encontraréis, por mí pueden tirar de ese hilo todo lo que quieran. En realidad, yo creo que, aparte de una buena historia autoconclusiva, este primer tomo de Premières Armes es un regalo para los nostálgicos (como yo) que echaban de menos las primeras aventuras de Nävis, donde se cumplían misiones pero no había cambios muy drásticos (aunque, si me pongo a pensar, en la mayoría los había); y, además, contamos con la presencia de algunos personajes que, más adelante, se ven obligados a aparecer menos. De esta manera, por mí pueden seguir mostrándonos más misiones de Nävis, siempre y cuando estén tan elaboradas (¡o más, jeje!) como esta.

En cuanto a los personajes, Snivel, Bobo y Mackel-Loos tienen su aparición estelar, pero es la joven e intrépida Nävis, más ingenua e impulsiva de lo que será unos cuantos álbumes de Estela más adelante, a quien teníamos ganas de ver. La protagonista aún conserva intacto su sentido del humor, lo que nos asegura unas cuantas escenas simpáticas que muestran su ingenio, y hace una pareja estupenda con su compañero en esta aventura: Umika, un ser de la especie reprimida del planeta en el que transcurre la historia que ayuda a Nävis y que ya apareció (cronológicamente, mucho tiempo después) brevemente en el decimoquinto tomo de la saga (¡ahora ya sabemos de qué lo conocía!). De verdad, me ha gustado mucho el peso que le han dado al alienígena en esta historia, creo que cumple con creces su papel y consigue que se le recuerde con cariño; es un buen coprotagonista y me sabe mal que no vaya a volver a aparecer (no creo que compartan más historias, aunque... ¡quién sabe!). Rib'Wund también tiene aquí su peso, aunque se lleva bastantes golpes. Eso sí, le vemos como nunca le habíamos visto. Debo aprovechar para agregar que en este cómic se hace referencia a cosas que ocurrieron antes... y se mencionan algunas (vagamente, nada revelador) que descubrimos en detalle después.
Los cadetes compañeros de Nävis no dudan en mostrar el desdén que sienten por ella, y ya por eso me cayeron un tanto mal. ¡Pero, a fin de cuentas, esa era la intención!

Sí, me ha gustado Sillage Premières Armes 1. Esprit d'équipe, y espero que se note. Individualmente, creo que es un buen cómic (claro, tiene más encanto si ya conoces a los personajes), pues tiene un argumento interesante y elaborado, y un dibujo con el que combina a la perfección. Pero, además, es una forma fantástica de volver a los inicios de Estela, a las «viejas misiones» de Nävis, y los nostálgicos (ya lo he dicho, yo soy uno de ellos) apreciaremos esto. Defenderé sin dudar la existencia de este spin-off, ojalá haya más números... ¡y lleguen a España!

¡Poukram! :D

viernes, 15 de agosto de 2014

La daga

Título original: The Subtle Knife
Autor: Philip Pullman
Género: Ficción especulativa, fantasía, juvenil
Año de publicación original: 1997
 Fecha de esta edición: 2009
Editorial: Ediciones B
ISBN: 978-84-9872-251-2
Precedido por: Luces del norte
Sucedido por: El catalejo lacado
Saga: La Materia Oscura
283 páginas

Sinopsis de la contracubierta
Cuando el camino de Will se cruza con el de Lyra, el rumbo de sus vidas cambia para siempre. Will necesita descubrir la verdad sobre la desaparición de su padre. Para ello, iniciará un sorprendente viaje en el que se trasladará a una nueva dimensión, y conocerá a una extrana niña, Lyra. También ella tiene un objetivo que cumplir; juntos unirán sus esfuerzos para consumar sus destinos.
Pero el mundo en el que se encuentran, Cittàgazze, es un inquietante y misterioso lugar donde les espera uno de los secretos mejor guardados, un objeto por el que muchos matarían.
 "—El otro filo prosiguió el anciano es aún más sutil"


Hace ya un par de años que os hablé de Luces del norte, una novela que llevaba bastante tiempo queriendo leer y que no me decepcionó en absoluto. De hecho, era una aventura con la que disfruté mucho, como se puede ver en mi entrada, y así pude comprobar que su adaptación a la gran pantalla no le hacía justicia. Con el impactante final que tenía el primer relato, tarde o temprano (ojalá hubiera sido temprano o, al menos, solo un poco más pronto) tenía que caer en mis manos su continuación. Eso ocurrió hace casi medio año, cuando en una feria de libros de ocasión encontré La daga a un precio inmejorable. Y, vaya, ¡cómo me ha gustado!

En esta ocasión, la historia se inicia con Will, un niño de doce años que deja con apremio a su madre en casa de una conocida tras huir de unos misteriosos perseguidores. Sin embargo, se ve obligado a volver a la suya para recuperar un objeto personal muy importante para él, y ahí sufre un percance que lo deja marcado. Obligado a irse de allí cuanto antes, Will acaba sin querer en un lugar en el que conoce a una niña, una niña con la que los lectores ya hemos compartido una aventura y junto con la que irá descubriendo los misterios de los mundos a los que tienen acceso. Lyra continúa la búsqueda de los licenciados de Oxford, aunque no el que ella conocía, para saber más sobre el Polvo, y Will inicia una investigación sobre su desaparecido padre.
Al mismo tiempo, la bruja Serafina Pekkala se reúne con varias personas para decidir qué hacer en la situación actual, pues los ambiciosos planes de Lord Asriel no solo enfurecen a la Iglesia sino que ya están transtornando su mundo; de esta manera, Lee Scoresby acaba decidiendo encontrar al Stanislaus Grumman, pues no cree que esté muerto y tiene la intención de conseguir el objeto cuya existencia este doctor conoce para llevárselo a Lyra, pues tiene la certeza de que la ayudará.

La daga es un libro cuyo protagonismo lo comparten muchos más personajes que en Luces del norte: esta vez, la historia es introducida por Will, quien se gana a pulso ser la otra mitad del dúo protagonista que forma junto a Lyra. Después de todo un libro protagonizado por la niña, puede que sea un poco chocante ver cómo irrumpe otra persona para conducir la historia. Sin embargo, no supone ningún problema, ya veréis que se merece esta posición. Además, me pareció natural la manera en la que los dos jóvenes se conocen y poco a poco van afianzando su amistad: al principio no hay, precisamente, mucha confianza; sin embargo, llega un momento en el que el lector puede ver que han llegado a un punto de confianza mutua. Además, me hizo gracia el papel que adquiere Will, como... un poco hermano mayor, creo yo. Aunque, bueno, aún no sé cómo acabará esto.
Serafina Pekkala también es otra de las protagonistas, aunque ya la conocíamos. La bruja se reúne con otros clanes y parten hacia el otro mundo que se ha abierto en busca de Lyra al mismo tiempo que Lee Scoresby, quien considera a la niña prácticamente como su propia hija, inicia sus pesquisas.
Por supuesto, la señora Coulter no tarda en aparecer, tan perversa como siempre (o incluso más) y también hay otros secundarios que cumplen muy bien con su papel... Por supuesto, nunca se sabe cuál va a ser su destino. Yo me llevé más de una sorpresa, no me habría esperado los giros relacionados con esto que daba la historia. Y la ausencia de otros personajes también se nota, aunque la sombra de alguno de ellos planee por las páginas del relato.

La narración sigue siendo en pasado y tercera persona, y el buen ritmo de la historia permite que nos la acabemos en lo que dura un suspiro. La trama es amena y ligera, pero eso no quiere decir que no sea profunda. Al contrario, contiene ideas que, si bien podrían no agradar a todos, a mí, personalmente, me parecieron muy, muy interesantes, más rompedoras que las vistas en Luces del Norte. Aprovechando las creencias existentes en la actualidad, Pullman ha expuesto en su ficción un punto de vista que, en mi opinión, no me pareció inverosímil. El uso que hace de ellas, el de algunos entes y sus funciones... La daga invita a la reflexión. Además, el libro cuenta con una buena ambientación, que cumple con creces su intención de resultarle inquietante al lector en más de una ocasión.

En conclusión, La daga es una novela a la que no le faltan ideas que impactarán a quien la lea y, además, contiene una aventura emocionante y entretenida. Es difícil no encariñarse con los personajes (al menos con los que hay que encariñarse), y su final promete una tercera parte muy interesante, viendo cómo acaban las cosas. Ojalá llegue a mis manos pronto.

¡Saludos! :D

viernes, 1 de agosto de 2014

Estela 2. Colección privada


Título: Estela 2. Colección privada
Título original: Sillage 2. Collection privée
Guión: Jean-David Morvan
Dibujo: Philippe Buchet
Color: Philippe Buchet / Color Twins
Género: Ciencia ficción / Cyberpunk, Acción / Aventura
Año de publicación original: 1999
 Fecha de esta edición: 2001
Editorial: Norma Editorial
ISBN: 84-8431-352-2
Sucedido por: Sillage Premières Armes: 1. Esprit d'équipe (cronológicamente)
Estela 3. Engranajes
Saga: Estela (Sillage)
48 páginas
Color

Sinopsis de la contracubierta
El convoy de colonización conocido como Estela continúa su viaje a través del espacio con una nueva habitante: Navis, la única terrestre que viaja en su interior. El nombre de Navis pronto comenzará a hacerse popular entre los habitantes de Estela por su carácter indomable y su facultad única de ser inescrutable a los sondeos mentales, pero... ¿se adaptará la joven a su nueva vida?
"Yo no aviso nunca"

Tras ver cómo acabó Fuego y cenizas, aquel lejano diciembre de 2006 estaba deseoso por saber cómo continuaban las aventuras de Nävis; de manera que, finalmente, llegaron a mis manos los dos siguientes números (Colección privada y Engranajes) de la colección. Aunque en el presente tomo no hay una moraleja tan evidente como en otros, sí que se nos presentan unos cuantos personajes y situaciones vitales para el desarrollo de Estela.
Encontrada en estado salvaje en un planeta tropical, parece que Nävis se ha integrado en el convoy. Cuando la Constituyente le propone una solución para pagar su pasaje en la colonia, conoce al cónsul independiente Enshu Atsukau, un hombre que ansía conocerla y que la invita a una pequeña reunión en su nave.
Al mismo tiempo, el médico de la joven es perseguido por unas mercenarias que quieren hacerse con algo que obra en su poder...

Como en mi opinión sobre el anterior álbum ya me extendí bastante, intentaré no volver a repetirme y, en su lugar, remarcar las diferencias que he encontrado con las geniales ilustraciones precedentes de Philippe Buchet en esta serie.
Me da la impresión de que los trazos de Colección privada son más gruesos que en Fuego y cenizas y, además, la gama de colores es un poco más fría. Todo esto, por supuesto, no me supone ningún problema; simplemente, tengo esa sensación.
En esta ocasión, tenemos la oportunidad de ver muchos más personajes y especies que en el cómic anterior, así como naves espaciales de diferentes modelos. Algunos tienen interesantes características, y otros resultan un poco perturbadores... Los originales vestidos de Nävis merecen ser destacados en esta entrada, aunque ya comentaré su ropero en otra ocasión.
Las persecuciones y escenas de lucha también están muy bien conseguidas, y no faltan detalles aquí y allá que enriquecen el resultado final. Tal vez se nota una evolución en los diseños de los personajes, ya que el rostro de Nävis cambia un poco, así como el de Bobo (los orificios nasales de los migradores ya no se notan) y Snivel (tiene una cabeza más proporcionada).

El guion, de Jean-David Morvan, nos muestra que Nävis ha sido introducida en la vida del convoy, así como algunas imágenes del duro proceso que se ha llevado a cabo y lo mucho que echa de menos la joven algunos elementos de su antigua vida. Su estancia en Estela no es gratis, por lo que el Magíster le propone convertirse en agente especial, en vista de sus capacidades. Durante esa reunión conoce al cónsul Enshu Atsukau, que la invita a su nave; mientras tanto, el médico de Nävis huye de unas mercenarias que quieren lo que este debería haberles entregado. Al mismo tiempo en que Bobo está celebrando unas elecciones por la autodeterminación de los migradores, las tramas de los dos anteriores personajes se cruzan y empieza una carrera por su supervivencia... a la vez que sus conocidos tratan de conocer su paradero.
Tal vez sea uno de los cómics de la serie con la moraleja menos evidente (acciones de los migradores aparte), como ya he dicho, pero sirve de introducción para los personajes principales y recurrentes que aparecerán en los próximos números. Las perturbadoras aficiones de algún que otro personaje de aquí también tendrán un gran peso en el devenir de Estela, pero todo a su tiempo. ¡Hasta dónde se puede llegar! Ya lo dice Nävis en un momento de la historia, en la página anterior a la que aparece la ilustración que utilizo como avatar: "Y todo por vicio, ¡es asombroso!". No basta con la capacidad de atraer a las masas (y puestos a elegir, femeninas) que tiene uno de estos personajes, sino que se critica cómo se queda impune si se hacen favores a las personas adecuadas...

Esta vez vemos a una Nävis que ha abandonado la jungla tropical y que se desenvuelve a la perfección en escenarios de avanzada tecnología, como demuestra al pilotar unas cuantas naves. También muestra que echa de menos algunos aspectos de su anterior vida, y lo necesario que es para ella que alguien se fije en ella por cómo es, y no por ser la única representante de una especie desconocida (la humana) en el convoy. Sin embargo, también ha estrechado lazos con algunos miembros de Estela a los que no dudará en proteger, y por lo que se puede meter en problemas.

Snivel, con una divertida cara pintarrajeada por Navis por rostro, muestra su preocupación por la joven al emprender su búsqueda y hacer lo necesario para encontrarla, y sus deseos por tener habilidades pugilísticas. Bobo, ocupado por las elecciones de los migradores, tiene un papel menor, aunque ya irá aumentando su cuota de página. Hay que destacar la introducción de Mackel-Loos, preceptor de Nävis e involucrado en la búsqueda de la misma cuando es necesario (esto nos permite conocer los sistemas de almacenamiento de datos estelanos), y Enshu Atsukau, un personaje cuya presencia siempre me sirve como indicativo de que la cosa se va a animar. Que caiga bien o no es otro cantar...
Tanto Rib'Wund como el Magíster hacen su aparición; este último incluso queda un poco en evidencia (es lo que tiene ser la máxima autoridad estelana...).

Considero que es mi deber señalar un par de cosas de la traducción: la innecesaria conversión en «¡Mierda!» del «¡Poukram!» que decía Nävis en la edición original durante una de las primeras páginas del álbum, y la transformación de «une puce pugilistique» («un chip pugilístico») en «una pulga boxeadora». En francés, el término «pulga» también es sinónimo de «chip» pero, que yo sepa, no ocurre lo mismo en el castellano (no obstante, de no ser como creo, decídmelo y no dudaré en reconocer mi error y cambiar de parecer).

En conclusión, considero que no es el mejor cómic de esta serie (con esto no quiero decir que sea malo, simplemente que hay otros que son aún mejores), pero es completamente necesario para que se inicien futuros acontecimientos y para presentar personajes que tendrán protagonismo en los próximos números. Además, esta aventura es la que impulsa a Nävis para convertirse en lo que será... y el objeto que causa todos estos problemas acabará sirviendo de excusa para descubrir otros misterios. Todo esto, más adelante...

¡Poukram! :D

miércoles, 30 de julio de 2014

Sputnik, mi amor

Título: Sputnik, mi amor
Título original: スプートニクの恋人 (Supûtoniku no koibito)
Autor: Haruki Murakami
Año de publicación original: 1999
 Fecha de esta edición: 2009
Editorial: Tusquets Editores
ISBN: 978-84-8383-516-6
244 páginas

Sinopsis de la contracubierta
Del mismo modo en que, en el viaje del satélite ruso Sputnik, la perra Laika giraba alrededor de la Tierra y dirigía su atónita mirada hacia el espacio infinito, en Tokio tres personajes se buscan desesperadamente intentando romper el eterno viaje circular de la soledad. El narrador, un joven profesor de primaria, está enamorado de Sumire; pero ella, quien se considera la última rebelde, tiene una única obsesión: ser novelista. Sumire conocerá a Myû, una mujer casada de mediana edad tan hermosa como enigmática, y juntas emprenderán un viaje por Europa tras el que nada volverá a ser igual.

"«Voy a subir», piensa. «Desde arriba miraré mi apartamento. Al revés de como hago siempre»".

Los grandes periodos vacacionales (Navidad y verano) los dedico a leer, al menos, una novela de Murakami (entre otras cosas). Probé este autor a finales de 2012 con el sorprendente Baila, baila, baila, y empecé 1Q84 cuando emprendí mi aventura en solitario a Madrid en agosto de 2013. Para la Navidad de ese año tenía que leer otro libro, y el elegido fue Sputnik, mi amor, que he tardado mucho en reseñar pero medio año que disfruté. Llevaba años en mi casa, y ya iba siendo hora de que me lo leyera. Porque, además, me iba a gustar...

Tal y como está detallada en la sinopsis, la historia parece que se centre todo el rato en un viaje, y no es así. Es cierto que el viaje en cuestión reviste mucha importancia, pero no lo acapara todo.
Más bien, la historia se centra en una chica. Intentaré explicarlo sin contar mucho, porque la novela no es larga y, por poco que diga, ya habré dicho bastante.

La novela está narrada (en su mayor parte) en pasado y primera persona... o tercera, según se mire. Porque, aunque la narre un protagonista masculino, profesor de profesión, desde su punto de vista, en gran parte del relato se centra en su amiga Sumire, aspirante a escritora, de manera que en un momento se llega a conocer mejor a ella que a él. Sin embargo, hay un punto de la novela en la que este narrador masculino es el verdadero protagonista. Él, enamorado pero no correspondido por Sumire, cuenta al lector el encuentro que la joven tiene con Myû y la evolución de su relación, hasta que se inicia la serie de acontecimientos que llevan a la, como de costumbre, perturbadora recta final de la novela...

Así no aclaro gran cosa pero, si siguiera, acabaría contándoos la novela entera. Esta describe a tres personajes solitarios, aislados, cada uno a su manera, y lo difícil que resulta conocer realmente a alguien, o incluso a uno mismo. El narrador conserva el tono, digamos, melancólico que tanto me gusta de Murakami (no puedo evitar empatizar con bastantes de sus protagonistas), y no faltan situaciones un tanto extrañas e incluso inquietantes. Me resulta un poco difícil explicar el significado que estas escenas adquieren para mí, pero me atrevería a decir que tienen que ver con el "yo" interior, esas partes de uno mismo que, aunque en un principio no sabes distinguir, cuando ya no están sí se echan en falta...
Por supuesto, puede significar esto y muchas otras cosas más, como ese final que da para múltiples interpretaciones. Por ejemplo, yo he entendido unas cosas, mientras que otras personas con las que he discutido la discusión de la novela opinan otras.

No es una reseña muy reveladora, soy consciente de ello y lo siento. De hecho, temo que el libro os parezca menos interesante por ello, y no es así ni de lejos. ¡No en vano es considerada una de las mejores novelas de Murakami! Os animo a que os subáis a esta bella y extraña noria literaria y os forjéis vuestra propia opinión tras vivir las variadas e inquietantes experiencias de sus protagonistas...

¡Saludos!

lunes, 21 de julio de 2014

La Tierra en llamas


Título: La Tierra en llamas - La Primera Guerra Fórmica: Volumen II
Título original: Earth Afire
Autores: Orson Scott Card y Aaron Johnston
Género: Ciencia-ficción
Año de publicación original: 2013
 Fecha de esta edición: 2014
Editorial: Ediciones B
ISBN: 978-84-666-5521-7
Precedido por: La Tierra desprevenida
Sucedido por: La Tierra despierta
Saga: Saga de Ender
488 páginas

Sinopsis de la contracubierta
Cien años antes de que Ender naciera, una raza extraterrestre llegó a la Tierra armada con fuego y muerte. Después del ataque que sufre la nave minera Cavadora, Victor Delgado escapa y se une al Oficial del Estado Imala para alertar a los científicos de la Tierra de la peligrosidad de los hostiles insectos llamados fórmicos. Mientras los diplomáticos buscan una solución pacífica, Lem Jukes, hijo del magnate Ukko Jukes, planea un ataque que supone un desafío en toda regla a su padre.
Con este telón de fondo, y una horda invasora planeando a través de la llanura china, sobre campos devastados, será el sublime y heroico Mazer Rackham, un oficial de operaciones maorí, quien luche para convertir a su tropa en una fuerza capaz de preservar la Tierra en la que será su primera guerra interestelar.
 "Esta no es tu lucha. Es mi lucha también. No he perdido a mi familia, cierto, pero si los fórmicos no se detienen, los perderé. Lo perderé todo. Y no voy a quedarme de brazos cruzados sin hacer nada cuando hay una guerra en la que puedo contribuir. Tú has perdido tu hogar, Vico, pero yo estoy perdiendo el mío mientras estamos aquí hablando. Ahora mismo la Tierra está ardiendo, y eso me da tanto derecho como el que tú tienes"

Supongo que ya me tenéis por un gran aficionado a la Saga de Ender. El año pasado ya mostré mi alegría por el lanzamiento de La Tierra desprevenida, una novela que, en vez de suceder a las publicadas anteriormente, precedía al legendario El juego de Ender... y situaba al lector un siglo antes de los acontencimientos de esa novela. No durante la llamada "Segunda Invasión" (que, presumiblemente, leeremos sobre ella en una segunda trilogía confirmada llamada Segunda Guerra Fórmica formada por las novelas The Swarm El enjambre, The Hives Las colmenas y The Queens Las Reinas), en la que Mazer Rackham realizó su legendaria y heroica maniobra, sino todavía antes, en el primer contacto con los insectores (llamados oficialmente fórmicos). Algunos podrían pensar que es una manera de sacar dinero de una saga rentable; pero, si me ofrecen un producto de calidad, con una buena historia y personajes memorables, a mí no me importa seguir leyendo lo que me tengan que ofrecer. Y lo que está ofreciendo la Primera Guerra Fórmica es bueno. ¡Comenzamos!

Ha sido entrañable volver a encontrarme con una presentación de Miquel Barceló (¡extraño es que no aparezcan sus comentarios en el inicio de una novela de esta saga!): en ella, pone al lector al día de la situación de la saga, ofrece unas cuantas anécdotas interesantes y, esta vez, se centra más en hechos recientes como la película de El juego de Ender que se estrenó el año pasado o los libros de la Primera Guerra Fórmica (de hecho, menciona la última parte de la trilogía, Earth Awakens, con un título en castellano: La Tierra despierta). Además, las erratas no han supuesto ningún problema en esta edición, apenas hay alguna.

La novela precedente era una cuenta atrás para evitar la llegada de una misteriosa, imparable y letal nave alienígena a la Tierra, y prevenir como fuera al planeta madre. Aquí, el problema es la reacción contra la amenaza, y las acciones que ocurren a continuación. Que nunca son como uno desearía...

Me alegra comprobar que mis predicciones, al final de la entrada sobre la anterior novela, no iban desencaminadas:
"La verdad es que me ha gustado que, hacia el final de la novela, se introduzcan nuevas caras que a buen seguro tendrán un protagonismo mucho mayor (o, al menos, durante más tiempo) en la continuación de esta novela, Earth Afire; promete cambios interesantes".
Efectivamente, así ha sido. Las caras que se introdujeron han tenido un peso mucho mayor en La Tierra en llamas, y no en vano. Pero prefiero ir por partes, y lo primero es el argumento. Aunque podéis haceros una idea sobre lo que ocurre si habéis leído otras novelas de esta saga, es mejor que os saltéis este párrafo si aún no os habéis hecho con La Tierra desprevenida (o que corráis a leer ese libro, volváis y sigáis con mi reseña, jejeje).
El vídeo con fórmicos que transportó durante 9 meses Víctor Delgado ha comenzado a circular por la red gracias a la inestimable ayuda de la Oficial del Estado Imala, pero hay un problema: poca gente cree que sea real. El asunto aún es más grave si se piensa que, mientras en el planeta tiene lugar esta pasividad, la nave alienígena avanza con rumbo fijo al encuentro de la humanidad, eliminando todos los obstáculos que se ponen en su camino. Mientras tanto, en China, Bingwen (un niño especialmente inteligente) intenta prevenir sobre los peligros que acechan en el espacio y que no piensan detener su encuentro con la especie humana, aunque no tiene mucho éxito. Y, ahora sí, ¡Mazer Rackham es destinado con su equipo al anterior país asiático para entrenar a los soldados chinos en el manejo de unos vehículos militares de cuya conducción son expertos! Una misión, en principio, sencilla y carente de grandes riesgos...

 El narrador, en pasado y tercera persona, inicia la novela con la introducción de un personaje completamente nuevo: Bingwen, un niño de 8 años que no hace falta conocer mucho para suponer que es superdotado, aunque no se lo toman muy en serio cuando advierte de la amenaza alienígena. Tampoco se encuentra en una situación envidiable: vive en una aldea en la que es terriblemente difícil acceder a la escolarización y, además, si habéis leído otros libros de la saga (y si no, ya os aviso), sospecharéis que no es casualidad que una parte importante de los hechos de La Tierra en llamas tengan lugar en China...
La historia de Víctor también conduce parte importante de la trama, esta vez, acompañado de Imala. La joven hace lo posible por que este pueda dar su testimonio sobre los terribles hechos que tuvieron lugar en el espacio y advertir a la humanidad lo que se le viene encima, y ello puede conseguirse recurriendo a una desagradable esperanza: contar con la ayuda de Ukko Jukes, pero para esto hay que captar su interés.
La gran alegría nos la llevamos con la incorporación entre los protagonistas de un archiconocidísimo personaje que, en el relato anterior, hacía poco más que una aparición estelar: ¡Mazer Rackham! Como ya he dicho, el soldado neozelandés es destinado a China junto a su equipo para entrenar a los militares de allí en el manejo de unos nuevos vehículos de guerra. Sin embargo, la situación le obligará a desobedecer algunas normas, mientras el lector tiene acceso a él como nunca lo ha tenido y va descubriendo el gran personaje que es. Es estupendo poder conocerlo de cerca y descubrir sus relaciones, sus circuntancias personales, su manera de actuar...
Estos son los personajes que llevan la voz cantante, pero también destacan, aunque en menor medida, Lem Jukes, que hace lo posible por ganarse la autoridad de su nave y regresar a la Tierra para advertirla; y Rena, madre de Víctor, con la que vemos cómo subsisten las madres y niños de la Cavadora. El lector percibirá enseguida la ausencia de algún que otro personaje, pero será mejor que siga leyendo la novela para ver qué ha sido de todos.
Es divertido ver cómo se cruzan las vidas de unos y otros, y cómo forman equipo; resulta de lo más interesante, además de funcionar bien, especialmente en algunos.

Lo que no es tan divertido, porque refleja (y critica) lo que podría ocurrir en caso de una invasión alienígena, es la tranquilidad con la que los gobiernos se toman la amenaza espacial, la manera en que se bloquean unos a otros, la pasividad e incompetencia con la que conducen estos asuntos, cómo se preocupan más por su «orgullo nacional» que por las necesidades de su población... Por suerte, también hay gente razonable que sabe que es necesario tomar decisiones inmediatas y pasar a la acción.
Además de estas reflexiones, incorporadas en la interesante y amena trama, la historia de La Tierra en llamas incluye emocionantes escenas de acción y aventuras. La sociedad futura que se muestra es creíble, y se pueden reconocer elementos que se usan hoy en día y que tienen grandes repercusiones (como las redes sociales). La forma de actuar de los fórmicos, que nos llena de incertidumbre a ratos, y de horror en otros momentos, nos hace temer que pueda existir una amenaza así en algún lugar del universo, porque parece real. Para dolor de cabeza de nuestros protagonistas, incomprensiblemente real en muchos casos. ¡Es estupendo ver, por fin, a los legendarios insectores en acción, cara a cara, como nunca antes lo habíamos hecho (aunque en La Tierra desprevenida ya se dejaban ver un poco)!

Los sucesos de China era algo para lo que ya estaba prevenido, pues se mencionaba en otras novelas (futuras, en la cronología interna de la saga), y no me han decepcionado. No ha sido como esperaba, sino más espectacular (en definitiva, mejor de lo que yo había imaginado). Pero no daré detalles, será mejor si lo comprobáis por vuestra cuenta...

En conclusión, La Tierra en llamas cuenta con una amena historia que os situará en un futuro no tan lejano como quisiéramos, os mantendrá entretenidos con el interesante argumento y las situaciones emocionantes, y  que muestra reacciones (tristemente) creíbles ante una amenaza alienígena. Además, sus personajes cada vez tienen menos que envidiar a los de otras partes de esta larga saga. Especialmente, Mazer Rackham tiene poco que enviadiarles (o, si su protagonismo mejora, nada tendrá que envidiar), y se convierte en un personaje aún más interesante al dotarle de un detallado pasado. Ahora, verle en novelas como El juego de Ender, el ciclo de la Sombra o Ender en el exilio será una experiencia todavía mejor. Además, entre los equipos que se forman para proceder contra los fórmicos (que empiezan a actuar en serio), las estrategias que se realizan contra ellos y su reacción... ¡hummm! Una segunda parte muy recomendable de una trilogía que, por ahora, promete ser igualmente buena. Y confío en que va a ser así.

¡Saludos! :D
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...