lunes, 21 de julio de 2014

La Tierra en llamas


Título: La Tierra en llamas - La Primera Guerra Fórmica: Volumen II
Título original: Earth Afire
Autores: Orson Scott Card y Aaron Johnston
Género: Ciencia-ficción
Año de publicación original: 2013
 Fecha de esta edición: 2014
Editorial: Ediciones B
ISBN: 978-84-666-5521-7
Precedido por: La Tierra desprevenida
Sucedido por: La Tierra despierta
Saga: Saga de Ender
488 páginas

Sinopsis de la contracubierta
Cien años antes de que Ender naciera, una raza extraterrestre llegó a la Tierra armada con fuego y muerte. Después del ataque que sufre la nave minera Cavadora, Victor Delgado escapa y se une al Oficial del Estado Imala para alertar a los científicos de la Tierra de la peligrosidad de los hostiles insectos llamados fórmicos. Mientras los diplomáticos buscan una solución pacífica, Lem Jukes, hijo del magnate Ukko Jukes, planea un ataque que supone un desafío en toda regla a su padre.
Con este telón de fondo, y una horda invasora planeando a través de la llanura china, sobre campos devastados, será el sublime y heroico Mazer Rackham, un oficial de operaciones maorí, quien luche para convertir a su tropa en una fuerza capaz de preservar la Tierra en la que será su primera guerra interestelar.
 "Esta no es tu lucha. Es mi lucha también. No he perdido a mi familia, cierto, pero si los fórmicos no se detienen, los perderé. Lo perderé todo. Y no voy a quedarme de brazos cruzados sin hacer nada cuando hay una guerra en la que puedo contribuir. Tú has perdido tu hogar, Vico, pero yo estoy perdiendo el mío mientras estamos aquí hablando. Ahora mismo la Tierra está ardiendo, y eso me da tanto derecho como el que tú tienes"

Supongo que ya me tenéis por un gran aficionado a la Saga de Ender. El año pasado ya mostré mi alegría por el lanzamiento de La Tierra desprevenida, una novela que, en vez de suceder a las publicadas anteriormente, precedía al legendario El juego de Ender... y situaba al lector un siglo antes de los acontencimientos de esa novela. No durante la llamada "Segunda Invasión" (que, presumiblemente, leeremos sobre ella en una segunda trilogía confirmada llamada Segunda Guerra Fórmica formada por las novelas The Swarm El enjambre, The Hives Las colmenas y The Queens Las Reinas), en la que Mazer Rackham realizó su legendaria y heroica maniobra, sino todavía antes, en el primer contacto con los insectores (llamados oficialmente fórmicos). Algunos podrían pensar que es una manera de sacar dinero de una saga rentable; pero, si me ofrecen un producto de calidad, con una buena historia y personajes memorables, a mí no me importa seguir leyendo lo que me tengan que ofrecer. Y lo que está ofreciendo la Primera Guerra Fórmica es bueno. ¡Comenzamos!

Ha sido entrañable volver a encontrarme con una presentación de Miquel Barceló (¡extraño es que no aparezcan sus comentarios en el inicio de una novela de esta saga!): en ella, pone al lector al día de la situación de la saga, ofrece unas cuantas anécdotas interesantes y, esta vez, se centra más en hechos recientes como la película de El juego de Ender que se estrenó el año pasado o los libros de la Primera Guerra Fórmica (de hecho, menciona la última parte de la trilogía, Earth Awakens, con un título en castellano: La Tierra despierta). Además, las erratas no han supuesto ningún problema en esta edición, apenas hay alguna.

La novela precedente era una cuenta atrás para evitar la llegada de una misteriosa, imparable y letal nave alienígena a la Tierra, y prevenir como fuera al planeta madre. Aquí, el problema es la reacción contra la amenaza, y las acciones que ocurren a continuación. Que nunca son como uno desearía...

Me alegra comprobar que mis predicciones, al final de la entrada sobre la anterior novela, no iban desencaminadas:
"La verdad es que me ha gustado que, hacia el final de la novela, se introduzcan nuevas caras que a buen seguro tendrán un protagonismo mucho mayor (o, al menos, durante más tiempo) en la continuación de esta novela, Earth Afire; promete cambios interesantes".
Efectivamente, así ha sido. Las caras que se introdujeron han tenido un peso mucho mayor en La Tierra en llamas, y no en vano. Pero prefiero ir por partes, y lo primero es el argumento. Aunque podéis haceros una idea sobre lo que ocurre si habéis leído otras novelas de esta saga, es mejor que os saltéis este párrafo si aún no os habéis hecho con La Tierra desprevenida (o que corráis a leer ese libro, volváis y sigáis con mi reseña, jejeje).
El vídeo con fórmicos que transportó durante 9 meses Víctor Delgado ha comenzado a circular por la red gracias a la inestimable ayuda de la Oficial del Estado Imala, pero hay un problema: poca gente cree que sea real. El asunto aún es más grave si se piensa que, mientras en el planeta tiene lugar esta pasividad, la nave alienígena avanza con rumbo fijo al encuentro de la humanidad, eliminando todos los obstáculos que se ponen en su camino. Mientras tanto, en China, Bingwen (un niño especialmente inteligente) intenta prevenir sobre los peligros que acechan en el espacio y que no piensan detener su encuentro con la especie humana, aunque no tiene mucho éxito. Y, ahora sí, ¡Mazer Rackham es destinado con su equipo al anterior país asiático para entrenar a los soldados chinos en el manejo de unos vehículos militares de cuya conducción son expertos! Una misión, en principio, sencilla y carente de grandes riesgos...

 El narrador, en pasado y tercera persona, inicia la novela con la introducción de un personaje completamente nuevo: Bingwen, un niño de 8 años que no hace falta conocer mucho para suponer que es superdotado, aunque no se lo toman muy en serio cuando advierte de la amenaza alienígena. Tampoco se encuentra en una situación envidiable: vive en una aldea en la que es terriblemente difícil acceder a la escolarización y, además, si habéis leído otros libros de la saga (y si no, ya os aviso), sospecharéis que no es casualidad que una parte importante de los hechos de La Tierra en llamas tengan lugar en China...
La historia de Víctor también conduce parte importante de la trama, esta vez, acompañado de Imala. La joven hace lo posible por que este pueda dar su testimonio sobre los terribles hechos que tuvieron lugar en el espacio y advertir a la humanidad lo que se le viene encima, y ello puede conseguirse recurriendo a una desagradable esperanza: contar con la ayuda de Ukko Jukes, pero para esto hay que captar su interés.
La gran alegría nos la llevamos con la incorporación entre los protagonistas de un archiconocidísimo personaje que, en el relato anterior, hacía poco más que una aparición estelar: ¡Mazer Rackham! Como ya he dicho, el soldado neozelandés es destinado a China junto a su equipo para entrenar a los militares de allí en el manejo de unos nuevos vehículos de guerra. Sin embargo, la situación le obligará a desobedecer algunas normas, mientras el lector tiene acceso a él como nunca lo ha tenido y va descubriendo el gran personaje que es. Es estupendo poder conocerlo de cerca y descubrir sus relaciones, sus circuntancias personales, su manera de actuar...
Estos son los personajes que llevan la voz cantante, pero también destacan, aunque en menor medida, Lem Jukes, que hace lo posible por ganarse la autoridad de su nave y regresar a la Tierra para advertirla; y Rena, madre de Víctor, con la que vemos cómo subsisten las madres y niños de la Cavadora. El lector percibirá enseguida la ausencia de algún que otro personaje, pero será mejor que siga leyendo la novela para ver qué ha sido de todos.
Es divertido ver cómo se cruzan las vidas de unos y otros, y cómo forman equipo; resulta de lo más interesante, además de funcionar bien, especialmente en algunos.

Lo que no es tan divertido, porque refleja (y critica) lo que podría ocurrir en caso de una invasión alienígena, es la tranquilidad con la que los gobiernos se toman la amenaza espacial, la manera en que se bloquean unos a otros, la pasividad e incompetencia con la que conducen estos asuntos, cómo se preocupan más por su «orgullo nacional» que por las necesidades de su población... Por suerte, también hay gente razonable que sabe que es necesario tomar decisiones inmediatas y pasar a la acción.
Además de estas reflexiones, incorporadas en la interesante y amena trama, la historia de La Tierra en llamas incluye emocionantes escenas de acción y aventuras. La sociedad futura que se muestra es creíble, y se pueden reconocer elementos que se usan hoy en día y que tienen grandes repercusiones (como las redes sociales). La forma de actuar de los fórmicos, que nos llena de incertidumbre a ratos, y de horror en otros momentos, nos hace temer que pueda existir una amenaza así en algún lugar del universo, porque parece real. Para dolor de cabeza de nuestros protagonistas, incomprensiblemente real en muchos casos. ¡Es estupendo ver, por fin, a los legendarios insectores en acción, cara a cara, como nunca antes lo habíamos hecho (aunque en La Tierra desprevenida ya se dejaban ver un poco)!

Los sucesos de China era algo para lo que ya estaba prevenido, pues se mencionaba en otras novelas (futuras, en la cronología interna de la saga), y no me han decepcionado. No ha sido como esperaba, sino más espectacular (en definitiva, mejor de lo que yo había imaginado). Pero no daré detalles, será mejor si lo comprobáis por vuestra cuenta...

En conclusión, La Tierra en llamas cuenta con una amena historia que os situará en un futuro no tan lejano como quisiéramos, os mantendrá entretenidos con el interesante argumento y las situaciones emocionantes, y  que muestra reacciones (tristemente) creíbles ante una amenaza alienígena. Además, sus personajes cada vez tienen menos que envidiar a los de otras partes de esta larga saga. Especialmente, Mazer Rackham tiene poco que enviadiarles (o, si su protagonismo mejora, nada tendrá que envidiar), y se convierte en un personaje aún más interesante al dotarle de un detallado pasado. Ahora, verle en novelas como El juego de Ender, el ciclo de la Sombra o Ender en el exilio será una experiencia todavía mejor. Además, entre los equipos que se forman para proceder contra los fórmicos (que empiezan a actuar en serio), las estrategias que se realizan contra ellos y su reacción... ¡hummm! Una segunda parte muy recomendable de una trilogía que, por ahora, promete ser igualmente buena. Y confío en que va a ser así.

¡Saludos! :D

viernes, 11 de julio de 2014

El último argumento de los reyes

  Título: El último argumento de los reyes
Título original: Last Argument of Kings
Autor: Joe Abercrombie
Género: Fantasía
Año de publicación original: 2008
 Fecha de esta edición: 2013
Editorial: Alianza Editorial
ISBN: 978-84-206-7604-3
Precedido por: Antes de que los cuelguen
Sucedido por: La mejor venganza
Saga: La Primera Ley
903 páginas

Sinopsis de la contraportada
El rey de los hombres del Norte se mantiene, y solo hay un guerrero que le pueda detener: su viejo amigo y su enemigo más antiguo; ha llegado la hora de que el Sanguinario vuelva a casa... Glokta está librando una lucha secreta en la que nadie está seguro y nadie es de fiar. Y como sus días de guerrero están lejos, utiliza las armas que le quedan: chantaje, tortura... Jezal dan Luthar ha decidido que la gloria es demasiado dolorosa y prefiere una vida sencilla con la mujer a la que ama. Pero el amor también puede ser doloroso y la gloria tiene la desagradable costumbre de aferrarse a un hombre cuando menos la desea... El Rey de la Unión ha muerto, los campesinos se rebelan y los nobles luchan por su corona. Sólo el Primero de los Magos tiene un plan para salvar el mundo, pero esta vez hay riesgos. Y no hay un riesgo más terrible que romper la Primera Ley...
" —¿Pero qué le pasa hoy a todo el mundo? ¡Que si no voy a cruzar tal línea, que si no voy a hacer daño a no sé qué gente!"


No es el final, pero sí una genial manera de cerrar la trilogía.
Durante estos últimos meses me habéis oído hablar, en Twitter y por aquí, de Joe Abercrombie y sus novelas, que me han gustado mucho. Acabé de leer todas las que han publicado en España hace un tiempo, aunque llevo un serio retraso de publicaciones. Además, impone mucho escribir la reseña de un libro que concluye una trilogía tan satisfactoria. Sin embargo, ha llegado ahora de dar el paso. Por si no me expresara como debiera y no quedara del todo claro, os adelanto que El último argumento de los reyes me ha gustado mucho. Ahora os contaré por qué.

Por un lado, los héroes han vuelto: la expedición liderada por Bayaz, el Primero de los Magos, ha regresado a Adua con los resultados obtenidos en Antes de que los cuelguen. Logen desoye sus propios consejos y decide volver al Norte para ajustar cuentas pendientes, aunque su presencia ha surtido efecto en el joven Jezal: él sí está decidido a abandonar toda aspiración militar por amor, pese a que las cosas no siempre salen como están previstas...
Por otra parte, el Superior Glokta se va viendo cada vez más presionado por el Archilector Sult conforme avanza la trama, y por la banca Valint y Balk, que le pide que no meta las narices en algunos asuntos que le encarga el Archilector y le demanda otras cosas. Obedecer a uno significa desobedecer a otro, y Glokta no se puede permitir eso.
Por otro lado, West y los norteños del Sabueso luchan en el Norte contra Bethod, lo cual incurre en numerosos riesgos. West, como siempre, deberá hacer malabarismos con tal de conservar su vida y la de los que le rodean, ya que los dos generales a las órdenes del Lord Mariscal le miran incluso con más ojeriza que con la que se miran entre ellos, que ya es difícil, pues hacen lo posible por destacar más que el otro.

En la reseña de Antes de que los cuelguen os advertí de que, aunque se notaba que era una novela de transición, era una buena historia. La historia que encontraréis entre las páginas de El último argumento de los reyes supera a la anterior y, además, es un explosivo desenlace.
Durante la primera mitad de la novela tenemos encuentros (y desencuentros) que en algunos casos esperábamos y, en otros, temíamos. Aspirábamos a que Logen volviera a ver al Sabueso y compañía (y la consiguiente reacción de los norteños al volver a ver a Nuevededos), el renovado Jezal ansiaba besar de nuevo a Ardee (aunque las viejas costumbres son siempre fáciles de retomar...), etc.
Bayaz no tarda en hacer lo posible (y muchos otros tejemanejes) por que Jezal sea alguien conocido en la Corte mientras Ferro sigue deseando la venganza que le fue prometida. Las intrigas palaciegas no se quedan ahí, ya que Glokta inicia una investigación tras un sonoro suceso que no tarda en verse obstaculizada, y empiezan a llegar aires de guerra al Agriont (más allá de las revueltas organizadas por el campesinado, liderado por el misterioso Curtidor)...
Pero la segunda mitad de la novela... ¡menuda segunda mitad! ¡Es un avance frenético, una caída libre hacia el inevitable final! Al narrador en pasado y tercera persona, que muestra todo desde el punto de vista del protagonista del momento, hay que añadir capítulos de cara al final brillantemente hilados (algún día los leeréis y veréis que tenía razón) que juntan puntos de vista de unos personajes y otros, y dan una sensación de ritmo trepidante. Además, se combinan de manera inesperada personajes que han aparecido en unas subtramas y otras... y es aquí donde se destapan algunas traiciones de lo más dolorosas.
Cada parte se adereza, además, con una gran batalla muy bien descrita (una vez más, se entiende que el autor describa con un «lenguaje cinematográfico»), con consecuencias definitivas para el avance de la trama. Especialmente, en la segunda parte, donde todo acaba siendo un tanto espectacular.

No hay que olvidar que es aquí donde se descubren algunas facetas de los personajes que se habían mantenido ocultas hasta ahora, o a las que simplemente no se habían hecho referencia. No así, al menos. Además, algunas identidades salen a la luz, pues Abercrombie siempre está dispuesto a darnos sorpresas...

En conclusión, El último argumento de los reyes es una manera estupenda de despedirse de personajes que nos han estado acompañando durante tres libros. Algunos finales eran merecidos y otros no; algunos tienen un punto divertido tras el pavor inicial, otros eran un poco desasosegantes, tristes o nostálgicos, también. Abercrombie consigue sorprender una vez más, cómo no, y ofrece un final para todos los gustos. Que tampoco es propiamente un final, ya que algunos conflictos siguen vigentes; pero los protagonistas de esta historia ya han vivido bastantes. Las aventuras continúan, en este mundo pero con otros personajes, en La mejor venganza, Los Héroes y Tierras Rojas, sin olvidar la futura antología de relatos ni la nueva trilogía que empezarán a salir a la luz a partir de 2016. Estoy deseando que llegue ese momento; hasta entonces, irés viendo las reseñas de las novelas ya publicadas en España.

¡Saludos! :D

viernes, 27 de junio de 2014

No confíes en Peter Pan

Título: No confíes en Peter Pan
Título original: Peter Pan must die
Autor: John Verdon
Género: Policíaca
Año de publicación original: 2013
 Fecha de esta edición: 2013
Editorial: Roca Editorial
ISBN: 978-84-9918-625-2
Saga: Dave Gurney
Precedido por: Deja en paz al diablo
519 páginas

Sinopsis de la contraportada
Han pasado cuatro meses desde que David Gurney resolvió el caso del Buen Pastor y las consecuencias han sido terribles: se perdieron vidas y hubo carreras profesionales afectadas. 
Uno de los que más ha sufrido ha sido Jack Hardwick, que violó la normativa por ayudar a Gurney. Los superiores de Hardwick pensaron que despidiéndole arreglaban todos sus problemas. En realidad, se buscaron un enemigo acérrimo. 
Ahora, Hardwick se propone demostrar la ineptitud de sus antiguos jefes presentando pruebas que sirvan para revisar algunas condenas muy sonadas. Empieza con el caso Spalter, un rico empresario y promotor asesinado en el funeral de su madre. Su infiel esposa Kay fue condenada a cadena perpetua, pero Hardwick está seguro de que a la mujer le hizo la cama un detective corrupto y quiere que Gurney le ayude a probarlo.
"Si Gurney hubiera sido la clase de persona que cree en presagios, habría dicho que aquella imagen hecha añicos era una señal de toda la destrucción que se avecinaba"

Después de tanto tiempo, ¡ya era hora de volver a ver al retirado vdetective Gurney por aquí! Quien, pese a no ser policía desde hace tiempo, siempre se las acaba apañando para verse envuelto en un caso.

Durante Deja en paz al diablo se arriesgaron vidas y carreras profesionales. La trayectoria de Jack Hardwick se vio perjudicada y el agente dejó de pertenecer al Cuerpo de Policía. Como no podía ser de otra manera, el hombre está decidido a vengarse de sus antiguos jefes y, para ello, recurre a la ayuda de David Gurney, consciente de que le debe un favor. La tarea que tienen por delante es, en apariencia, sencilla: deben encontrar elementos para que revoquen una condena cuyo juicio previo estuvo plagado de irregularidades. La víctima del caso fue Carl Spalter, rico, carismático e influyente personaje, y su mujer la principal sospechosa y acusada. Sin embargo, se obviaron u omitieron muchas cosas por el camino. Y, aunque el objetivo de la misión sea poner esto de manifiesto, Gurney siempre hace lo necesario para llegar al fondo del asunto...

Llegamos al cuarto número de la serie del detective Gurney, siguiendo la satisfactoria línea de los anteriores (os recuerdo que el primero, Sé lo que estás pensando, fue el que menos me gustó, pero el resto me resultaron muy gratos). El narrador no ha variado: describe la acción en pasado y tercera persona desde el punto de vista de David Gurney, por lo que puede mostrar sus pensamientos, sentimientos...
Entiendo lo que dicen en lo referente a la importancia de la relación de Gurney con su esposa: se nota que el autor cuida el vínculo que mantienen; en ocasiones, un poco complicada.  La verdad es que yo no sé si podría soportar como soporta Madeleine las situaciones a las que se expone Gurney...
El, en muchas ocasiones, insoportable Jack Hardwick también tiene peso en la trama, así como su contacto en el Departamento de Investigación Criminal, Esti (no estaría nada mal alguna que otra referencia a ella en próximas novelas).
Sin embargo, prácticamente todo el peso de la trama lo tiene nuestro querido Dave. Esto no hace que el ritmo sea más pausado; pese al número de páginas, esta novela se lee en un suspiro, de manera que se acaba enseguida. También hay que destacar que se nos introduce un poco más en el modo de enfocar la vida de Gurney y sus cargas morales (un capítulo muy interesante, por cierto).
La manera en que se presenta el misterio impide que se desarrolle como lo pueden hacer otras novelas policíacas en las que contamos con varios sospechosos y, a base de contradicciones, se dé con el culpable: aunque contamos con varias personas que podrían estar interesadas en la muerte de Carl Spalter, comenzamos a obtener poco a poco datos de la "herramienta" que se utilizó para acabar con él: un peculiar asesino a sueldo que hace las cosas a su manera... ¡y qué manera! El fin de libro lo dice todo.

No confíes en Peter Pan no es, en mi opinión, la culminación de la novela policíaca, pero es muy entretenida y os aseguraréis de que vais a pasar un buen rato. No aburre, se lee rápida y cuenta con mafiosos, policías corruptos, familiares que aspiran a heredar una gran suma de dinero... ¿Se retirará realmente algún día este detective? ¡A ver qué nos depara el quinto!

¡Saludos!

martes, 24 de junio de 2014

Las aventuras de la Princesa y el señor Fu


Título: Las aventuras de la Princesa y el señor Fu: La cosa de debajo de la cama
Título original: The Adventures of the Princess and Mr. Whiffle: The Thing Beneath the Bed
Guion: Patrick Rothfuss
Dibujo: Nate Taylor
Año de publicación original: 2010
 Fecha de esta edición: 2012
Editorial: Plaza&Janés
ISBN: 978-84-01-35342-0
69 páginas

Sinopsis de la contracubierta
Este no es un cuento para niños...
 "Érase una vez una Princesa que vivía en un castillo de mazapán."

Quizá ya sea un poco mayor para leer cuentos y disfrutarlos como si aún no hubiera cumplido una década de existencia. Sin embargo, si el autor de uno de estos es Patrick Rothfuss, seguramente la cosa tenga truco.
Existen un montón de advertencias acerca de que este es un cuento para adultos (lo es) y que no deberían leerlo los niños (no deberían). Es aparentemente inocente, los dibujos son bonitos y no lo componen muchas frases. De hecho, lo componen muy pocas si lo comparamos con El nombre del viento, jejeje.
No obstante, será inevitable llevarnos unas cuantas sorpresas antes de acabar Las aventuras de la Princesa y el señor Fu.

La parte inicial de esta historia nos introduce en el día a día de la Princesa y sus maneras de hacer pasar el tiempo. Quizá es la parte más larga en la que no ocurre nada de peso, pero podemos disfrutar de las bonitas ilustraciones, siempre en blanco y negro con sombreados, de Natt Taylor, y observar algún que otro detalle singular.
Sin embargo, una vez pasado ese tramo, se llega a uno de los tres finales de este cuento. La creación de tensión en el lector tal vez sea más simple que en el de una novela (unas pocas frases y unas ilustraciones con un estilo que encajaría en un bonito cuento) pero, al menos en mi caso, el lector se adapta a esa simpleza y enseguida empieza a sufrir por lo que podría pasar a continuación. Rothfuss no se corta y quiere hacérselo pasar mal hasta en tres ocasiones a sus lectores creando tres finales. Cada uno podría acabar con la historia de manera más o menos (¡mucho menos!) feliz, aunque el último final es el definitivo; cuando llegamos a uno de esos finales y continuamos la historia, el autor consigue que tengamos el corazón en un puño y casi nos dé un vuelco en cuanto pasamos la página.

Siento no ser más específico, pero la sorpresa merece la pena y sería una lástima que fuera yo quien os la desvelara. Yo ya no volví a abrir el libro de la misma manera una vez lo acabé por primera vez... La verdad es que es un cuento curioso y, siendo de quien es, no deja insatisfecho. Además, la edición está muy cuidada.
Y no lo olvidéis... ¡no es un cuento para niños!

¡Glups!

viernes, 23 de mayo de 2014

Huesos en el jardín


Título: Huesos en el jardín
Título original: Handen
Autor: Henning Mankell
Género: Policíaca
Año de publicación original: 2004/2013
 Fecha de esta edición: 2013
Editorial: Tusquets Editores
ISBN: 978-84-8383-745-0
Saga: Inspector Wallander
Precedido por: Antes de que hiele (cronológicamente)
Sucedido por: El hombre inquieto (cronológicamente)
178 páginas

Sinopsis de la contracubierta
En octubre de 2002, un Kurt Wallender agotado después de una intensa semana de trabajo va a visitar la que podría ser la casa de sus sueños, en las afueras de Löderup. Mientras deambula a solas por el jardín de la finca, rumiando si comprarla o no, tropieza con algo semioculto entre la hierba. Para su sorpresa, son los huesos de una mano. Esa misma noche, cuando los técnicos encienden sus focos y cavan alrededor, sale a la luz un cadáver que, según los forenses, lleva más de cincuenta años bajo tierra. Poco antes de Navidad, y pese a los recortes presupuestarios en la policía de Escania, el inspector Wallander, junto con sus colegas Martinsson y Stefan Lindman (el protagonista de El retorno del profesor de baile), sigue investigando lo que parece ser un asesinato muy antiguo. Pero ¿es posible esclarecer un crimen cometido tanto tiempo atrás? Cuando ya está a punto de darse por vencido, Wallander regresa al jardín de la que pudo haber sido su casa. Y algo despierta en él nuevas sospechas que se convertirán en un nuevo hallazgo.
"¿Qué [...] es eso?
Parece una mano. Pero comprenderás que no puedo decirte si debajo hay un esqueleto entero.
Matinsson miraba la mano con expresión incrédula.
No entiendo nada.
Bueno, una mano es una mano. Y ésa es la mano de una persona muerta. Dado que no estamos en un cementerio, es obvio que aquí hay algo raro"

Hace años publiqué la que creía que sería mi última reseña de una aventura del inspector Wallander, la historia que contienen las páginas de El hombre inquieto. Pero me equivocaba.
Años antes de esa novela, se publicó de manera exclusiva en Holanda este relato con nuestro inspector favorito de protagonista. Desde luego, fue toda una sorpresa descubrir que finalmente la iban a publicar en más países, España incluida, tanto tiempo después (a finales del año pasado, concretamente) con un prefacio escrito para la ocasión incluido.
No pude evitar echar una ojeada a las críticas de quienes tuvieron la suerte de hacerse con esta novela corta antes que yo. Para algunos estaba bien, para otros era una decepción... en mi caso, ha sido una grata lectura.

Huesos en el jardín se remonta varios años antes de El hombre inquieto, con un Wallander con ganas de mudarse. Martinsson, un compañero de trabajo que quienes habéis leído otras novelas del inspector anteriormente recordaréis, le sugiere que le eche un vistazo a una propiedad. El lugar parece justo lo que Kurt estaba buscando... hasta que se encuentra restos humanos. Unos huesos en el jardín...

Una última vez, la voz que narra las aventuras y desventuras de Wallander lo hace en pasado y tercera persona, desde el punto de vista de nuestro inolvidable protagonista. La historia avanza con tranquilidad, como las demás novelas. Pero, al tener apenas cien páginas, es obvio que no nos vamos a encontrar con una historia tan compleja como las demás. Aun así, mantiene el interés, y el añadido de ser "una última aventura de Wallander" hace que los nostálgicos la cojamos con más ganas y la disfrutemos con más gusto.
Tal vez los personajes no aparezcan tan bien dibujados como en novelas anteriores, pero tampoco es necesario, porque ya les conocemos. Resulta más interesante conocer su situación, qué están haciendo... No obstante, el punto de vista instrospectivo del inspector no pierde ni decepciona.
La investigación del asesinato que provoca los sucesos de esta novela corta no fue tan compleja como a las que estaba acostumbrado, pero tampoco fue menos entretenida. El único problema que podría tener es que me costó creer que Wallander no sospechara como el lector de cierto personaje llegado a un punto de la novela.

Este relato no aporta gran cosa a la gran historia de este personaje, tengo que admitirlo. Pero es una alegría que haya llegado a mis manos después de haber perdido las esperanzas de que lo publicaran. Y debo remarcar que, en el extremadamente raro supuesto de que la historia fuese mala, que no lo es, Huesos en el jardín valdría la pena solo por el posfacio de Henning Mankell; una gran despedida en el que nos habla de algunas curiosidades de su personaje, de dónde surgió esta serie policíaca y, además de muchas otras cosas que tocarán vuestra fibra lectora, se nos asegura que no habrá más historias con nuestro querido inspector, como ya suponíamos. Lamentablemente, en la actualidad es aún más difícil tener alguna diminuta esperanza debido al estado de salud en el que se encuentra el autor.

En conclusión, Huesos en el jardín es una novela corta que se devora rápidamente y que los seguidores de Kurt Wallander agradecerán, aunque se verán decepcionados si esperaban el libro de género policíaco definitivo. Evidentemente, no encontraréis algo tan denso como son otras novelas, pero pasaréis un rato muy agradable con un misterio que querréis que se resuelva. Es una excusa para volver a disfrutar de este personaje, por poco tiempo que sea, y leer unas emotivas palabras que el autor dedica a sus lectores. Aún recuerdo de cuando cerré este libro al acabarlo y, junto a ese gesto, cerré otra etapa como lector...

¡Saludos! :D

viernes, 11 de abril de 2014

El hombre en el laberinto

 
Título: El hombre en el laberinto
Título original: The Man in the Maze
Autor: Robert Silverberg
Género: Ciencia ficción
Año de publicación original: 1969
 Fecha de esta edición: 1976
Editorial: Bruguera 
ISBN: 84-02-04917-6 
252 páginas

Sinopsis
Richard Muller llevaba nueve años dentro del laberinto alienígena de Lemnos, viviendo en un exilio voluntario. Sin embargo, una expedición aterriza en el planeta con la intención de hacerle salir de él, pues la humanidad necesita sus habilidades. Sin embargo, ni meterse y salvarse de las numerosas trampas, ni convencerle para salir, va a ser fácil...

"No comprendía cómo una persona tan dotada, tan llena de vida y energía y calor humano como Dick Muller podía haber decidido enterrarse dentro del laberinto"

Los últimos meses he estado sumergido en novelas de fantasía, como habréis comprobado. Sin embargo, tenía pendientes unos cuantos libros de ciencia-ficción desde hace bastante tiempo, y he considerado que leerlos por fin era una buena manera de volver al género.
Admito que antes de esta leí una de Joe Haldeman, pero he decidido no reseñarla; era entretenida pero volvía a utilizarse el patrón de la «sorpresa final» de la que tanto me quejé en Mundos en expansión y Libertad interminable. Prefiero recordar a este autor por La Guerra Interminable y los dos primeras partes de Mundos, parece ser...

Sin embargo, aún no había leído nada de Robert Silverberg; al menos, en solitario. Y me ha sorprendido gratamente. La sinopsis de la contracubierta era bastante imprecisa, así que me he permitido reescribirla, y a continuación os hablaré de la historia.
Muller vive en la ciudad que hay dentro del laberinto del planeta Lemnos: una construcción alienígena altamente sofisticada en la que es prácticamente imposible entrar, a riesgo de perder la vida si se cae en una de sus muchas trampas. Sin embargo, él lo consiguió, y los pasajeros de una nave espacial que va a aterrizar en el astro planean hacer lo mismo con toda la clase de instrumentos de los que no dispusieron otros exploradores que perdieron la vida dentro... aunque tampoco Muller los necesitó usar. Su intención es internarse en la construcción alienígena para hacer salir de ella al hombre del laberinto y obligarle a abandonar su exilio voluntario, pues necesitan su habilidad única para que realice una misión más por el bien de la humanidad. Tampoco va a ser fácil sacarlo, sabiendo cómo acabó la última: el resultado fue un horrible estigma que le hizo recluirse en solitario y volcar todo su odio hacia los seres humanos, que pasaron de admirarle a repudiarlo.

El hombre en el laberinto me ha gustado. La narración está escrita en tercera persona, y sitúa a su lector desde el punto de vista de sus tres protagonistas. Estos son Richard Muller, el hombre en el laberinto, cuyas intervenciones al principio de la novela me parecieron un pelín aburridas pero ganaron mucho interés en cuanto comenzó a interactuar con otros seres humanos y se fue descubriendo su desgracia personal y conflictos interiores; Charles Boardman, el cabecilla de la misión, un hombre astuto, calculador y viejo amigo de Muller (vale la pena ver las manipulaciones que tiene preparadas); y Ned Rawlings, joven subordinado de Boardman necesario para el cumplimiento exitoso de la misión. Para lo rápido que se lee este libro, pues es considerablemente ligero y ameno, son personajes bastante interesantes.
La novela avanza a buen ritmo, ya que nos pone en situación y luego describe cómo los expedicionarios van sorteando las letales trampas del laberinto, de manera que no hay lugar para el aburrimiento. Además, más adelante se intercalan partes del pasado, donde se nos permite conocer un poco mejor la relación que mantenían Muller y Boardman... y la misión a la que enviaron al primero.

Me gustaría comentar algunas premisas que me también me resultaron muy atrayentes, pero mejor no diré nada más, porque esta novela se acaba en un suspiro. Creo que es una lectura independiente peculiar y con unos cuantos conceptos interesantes, además de resultar muy satisfactoria. Yo me metí en el laberinto, y no tuve muchas ganas de salir de él. Os la recomiendo.

Saludos! ;)

lunes, 31 de marzo de 2014

Libros leídos 2013

Antes de acabar marzo, aquí tenéis la lista de libros que leí el año pasado. Entre el Selectivo y la Universidad ha supuesto un ligero bajón lector del que confío recuperarme durante este año. Aunque me cueste actualizar, el blog no está abandonado, solo un poco desatendido; espero poder volver a darle (irregularmente) vidilla en abril.

 Enero

1.La sombra del gigante, de Orson Scott Card
2.L'illa de Maians, de Quim Monzó
3.Ender en el exilio, de Orson Scott Card
4.Miguel Hernández, un poeta para espíritus jóvenes, de Jesucristo Riquelme
5.Sombras en fuga, de Orson Scott Card
6.Taste and other tales, de Roald Dahl

 

Febrero

7.La libertad interminable, de Joe Haldeman
8.El jardín de Rama, de Arthur C. Clarke y Gentry Lee

 

Marzo

9.La espada leal y otras novelas, de George R.R. Martin y otros autores
10.El temor de un hombre sabio, de Patrick Rothfuss
11.El atlas de las nubes, de David Mitchell

 

Abril

12.Una biblioteca en el desert, de Joan Francesc Mira
13.Gregor: La Profecía Final, de Suzanne Collins
14.El Libro de los Portales, de Laura Gallego
15.Luces de Bohemia, de Ramón del Valle-Inclán

 

Mayo

16.Entrevista con el vampiro, de Anne Rice

 

Junio

17.La Tierra desprevenida, de Orson Scott Card y Aaron Johnston
18.Sangre, de Clara Peñalver
19.Guerra de regalos, de Orson Scott Card

 

Julio

20.Los chicos que cayeron en la trampa, de Jussi Adler-Olsen
21.El salón de ámbar, de Matilde Asensi
22.Temblor, de Rosa Montero
23.Las marismas, de Arnaldur Indridason

 

Agosto

24.1Q84 Libros 1 y 2, de Haruki Murakami
25.Cómo matar a una ninfa, de Clara Peñalver
26.1Q84 Libro 3, de Haruki Murakami
27.El psicoanalista, de John Katzenbach
28.La voz de las espadas, de Joe Abercrombie

 

Septiembre

29.Un beso en París, de Stephanie Perkins
30.Mundos en expansión, de Joe Haldeman
31.El hacedor de universos, de Philip José Farmer
32.Maestro Cantor, de Orson Scott Card

 

Octubre

33.Percy Jackson y los Dioses del Olimpo: El ladrón del rayo, de Rick Riordan
34.La Paja en el Ojo de Dios I, de Larry Niven y Jerry Pournelle
35.La Paja en el Ojo de Dios II, de Larry Niven y Jerry Pournelle

 

Noviembre

36.Antes de que los cuelguen, de Joe Abercrombie

 

Diciembre

37. El último argumento de los reyes, de Joe Abercrombie
38. La guerra de las salamandras, de Karel Čapek

Debo destacar que, después de internarme de nuevo y a mayor profundidad, acabé de leer las novelas de mi apreciadísima saga de Ender que tenía pendientes y empecé la precuela, cuya continuación confío en que salga en España durante este año.El atlas de las nubes se convirtió en la novela rara del año, y El temor de un hombre sabio me demostró (en mi opinión) con claridad que las segundas partes pueden superar a las primeras. Guardo un estupendo recuerdo de la lectura de este libro...
El libro de Murakami que acabé leyendo fue 1Q84, del que también guardo un buen recuerdo (descubrí que escuchar de fondo a Mike Oldfield ambientaba, al menos para mí, la novela) pero me han gustado más otras lecturas de este autor.
La espada leal y otras novelas fue una buena manera de volver a Poniente sin esperar a que George R.R. Martin publique la sexta novela de Canción de Hielo y Fuego.
Tuve mis más y mis menos con las novelas de Joe Haldeman que leí, y El jardín de Rama contaba con algo que... no sé, no me teminó de convencer del todo.
Sin embargo, Joe Abercrombie se ha ganado un lugar en mi estantería de literatura fantástica (se lo habría ganado, si la tuviera...) con su trilogía (y novelas situadas en el mismo mundo) de La Primera Ley, ya iré publicando mis reseñas... os adelanto que sus libros me han gustado mucho.

¿Habéis leído alguno de estos libros? ¿Qué os han parecido?
¡Saludos! :D
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...